El LÚAJ IVRÍ - EL CALENDARIO HEBREO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"El ciclo del año judío es como un tren que marcha en un viaje circular. las estaciones son las mismas cada año y una vez que llegamos allí el clima que se vive en ellas es absolutamente particular. 

El tren y su recorrido a través del ciclo del año atraviesa y se detiene en doce estaciones: los meses"

                                                                Según el pensador Eliahu Dessler 

 

1. Organizando el tiempo

 

El calendario es una forma de organización del tiempo.

Las distintas culturas adoptan sus propias formas de organizar el tiempo, y por ello es que

existen distintos calendarios. El que usamos habitualmente es el calendario gregoriano.

Pero nosotros, el pueblo judío, tenemos nuestro propio calendario, al que llamamos 

“lúaj ivrí”, calendario hebreo.

 

En nuestro lúaj encontramos fechas que se destacan, y por eso se toman en cuenta en la vida comunitaria y en la personal. Son los jaguim umoadim, días de celebración o de conmemoración de acontecimientos importantes. Algunas de estas fechas especiales ya aparecen en nuestras antiguas fuentes, y otras son de origen contemporáneo.

 

  • En esta página encontrarán un lúaj; recórranlo y registren:

    • Tres jaguim o moadim de origen bíblico

    • Tres jaguim o moadim de origen contemporáneo.        

 

Generalmente, en la vida cotidiana usamos el calendario gregoriano; sin embargo, ciertas  fechas relacionadas con nuestros rituales - como ser, el día del bar o bat mitzvá, o el aniversario del fallecimiento de un ser querido- se rigen por el calendario hebreo.

 

  • Ingresen al sitio del Hebrew Calendar y averigüen:

    • La fecha hebrea de su nacimiento

    • La fecha hebrea y la gregoriana de la celebración de su bar o bat mitzvá

    • La fecha gregoriana de Iom Haatzmaut del 2016.

 

2.  La luna y el sol

 

Seguramente observaron que el calendario gregoriano no coincide con el calendario hebreo; por

ejemplo, Iom Haatzmaut del 2015 no caerá en la misma fecha gregoriana que el Iom Haatzmaut

del 2016, ni del 2017!  Veamos por qué ocurre esto:

 

  • Mientras que el calendario gregoriano se basa en el movimiento de la Tierra alrededor del sol, el hebreo se basa en el movimiento de la luna alrededor de la Tierra.

  • Un mes hebreo es el tiempo que tarda la luna en dar toda una vuelta entera a nuestro planeta: 29 días, 12 horas… y monedas. Por eso, los meses del luaj ivri pueden tener 29 o 30 días. Sumando los 12 meses, obtenemos un “año lunar” de 354 días.  

  • Un año gregoriano  es el tiempo que transcurre mientras la Tierra da una vuelta completa alrededor del Sol; el tiempo que tarda en hacerlo es 365 días… y monedas.

  • El año lunar, entonces, tiene 11 días menos que el año solar: ¡he aquí el desfasaje entre ambos calendarios!

 

3. Día más, día menos…

 

Los sabios entendieron que, para que cada jag caiga en la estación que le corresponde, debían tomar en cuenta también el año solar y combinarlo con el lunar. Para hacer coincidir ambos calendarios, calcularon necesario agregar 7 meses a lo largo de 19 años. El año que recibe un mes más (el mes de Adar bet) se denomina SHANÁ MEUVERET, año bisiesto.  

 

  • Los invitamos a ingresar al lúaj ivrí:

    • ¿Cuántos meses tiene el año que estamos cursando? ¿Es “shaná meuveret”?

    • Revisen cuál fue el último año bisiesto, y cuál será el próximo.

 

4. “El pueblo judío llevó su territorio en su calendario”

 

¿Y por qué nos interesa saber sobre nuestro lúaj? Pues bien; fíjense ustedes que somos

un pueblo que vivió la mayor parte de su historia fuera de su tierra, en la diáspora. Sin

embargo, aun dispersos, logramos mantenernos como pueblo, habitando ese “territorio”

en común al que denominamos “luaj ivri”. Efectivamente, nuestro calendario integra a todos

los judíos alrededor del mundo al unificar los tiempos de los jaguim y las conmemoraciones, de

manera tal que todos celebremos y conmemoremos en lugares diferentes pero… en las mismas

fechas. Por eso, si bien durante siglos no hemos tenido nuestra propia patria, podemos decir que el luaj ivri funcionò como una especie de “patria virtual” o “portátil”, manteniendo la unidad de am Israel, el pueblo de Israel a través de las generaciones.

TEVET - טבת

 

Janucá

Tzom Asará beTevet

KISLEV - כסלו 

 

Janucá

JESHVÁN - חשוון

 

Iom Hazikarón leItzjak Rabín.

IYAR - אייר

 

Iom Hazikarón

Iom Haatzmaút

Lag Baómer 

Iom Ierushalaim

ELUL - אלול

 

Slijot

 

NISÁN - ניסן

 

Pesaj

 

 

AV - אב

 

Tishá  beAv  

Tu beAv 

 

ADAR - אדר

 

Taanit Esther

Purim

TAMUZ - תמוז

 

Tzom Shivá asar betamuz

 

TISHREI - תשרי

 

Rosh Hashaná 

Tzom Guedaliá 

Iom kipur

Sucot

Simjat Torá

SHVAT - שבט

 

Tu biShvat

 

SIVÁN - סיוון

 

Shavuot